NULIDAD MATRIMONIAL

También el derecho canónico cambia. Recientemente ha tenido lugar una reforma de los procesos de nulidad matrimonial. Con fecha de agosto 2014 el Papa Francisco anunció su decisión de constituir una comisión con el objeto de preparar un proyecto de reforma del proceso matrimonial tratando de simplificar el procedimiento, haciéndolo más ágil y salvaguardando el principio de la indisolubilidad del matrimonio.

Un año más tarde en agosto de 2015 se entregaron al Papa los textos correspondientes que suscribió sin dilación y el 8 de septiembre de ese mismo año se hicieron públicos previéndose su entrada en vigor para el 8 de diciembre.

Básicamente la reforma afecta a tres aspectos:

  • Liberaliza notablemente los títulos de competencia, por ejemplo se admite la competencia del Tribunal del lugar en que cualquiera de las partes tengan su domicilio o la competencia del tribunal en el que de hecho hayan de recogerse la mayor parte de las pruebas.
  • Elimina la necesidad de que una sentencia de nulidad de matrimonio estimatoria, tenga que ir a una segunda instancia o un trámite de confirmación.
  • El original procedimiento más breve y en el que la sentencia la dicta el propio Obispo.