CONCURSO DE ACREEDORES

CONCURSO DE ACREEDORES

 

El Concurso de Acreedores está pensado en la ley para ayudar a las empresas y a personas físicas en situaciones difíciles para atender pagos. Si uno prevé que no va a poder pagar fácilmente puede acudir al juez para que nombre un administrador que se encargará de negociar con los acreedores como afrontar las deudas pendientes.

La finalidad del Concurso de Acreedores es ayudar a la continuidad de la empresa o negocio. Se busca, se debe buscar, la solución para atender de la mejor manera posible las deudas con los acreedores y salir adelante.

Los requisitos para acceder a la situación de Concurso de Acreedores vienen regulados en la Ley Concursal, Ley 22/2003. Pueden ser tanto personas físicas como jurídicas, estando la mayoría relacionados con empresas. Para solicitarlo hay que demostrar la situación de insolvencia pues no basta con tener un problema puntual de liquidez. La solicitud de concurso se realiza en un juzgado mercantil y puede ser voluntario, si se solicita por la propia empresa o forzoso, si es a requerimiento de un acreedor o uno de los socios. El Juez examina la solicitud y decide si se aprueba o no.

Si el Juez decide la entrada en Concurso de Acreedores se hace público por medio del Boletín Oficial del Estado. A partir de ese momento los acreedores tienen que presentar en el juzgado la relación de deudas que el concursado mantiene con ellos.

El administrador concursal es una persona que nombra el juez que se encarga de negociar la deuda con los proveedores con el objeto de llegar a acuerdos para poder pagar en el mejor plazo posible y acordando reducciones de la cantidad adeudada. Si se llega a un acuerdo, se firma un convenio con los plazos pactados para realizar los pagos. El concursado continúa su actividad con normalidad.

Si todo va bien las empresas siguen funcionando con normalidad y van pagando poco a poco lo adeudado.

Por desgracia no siempre ocurre esto sino que lo normal es que se liquide la empresa y que no se puedan pagar todas las deudas porque lo conseguido con la venta o subasta no alcanza para atender lo adeudado.

aplazar_deudas_en_la_empresa